Enfoque Integrado y Sostenible de Proyectos en la Edad Media y Época Barroca en España. Ejemplos de Captación Pluvial en Edificios en Cáceres.

Los edificios de cierta envergadura que se construían en España desde tiempos medievales, ya contaban con un sistema de captación pluvial y aljibe para su almacenamiento, como estos 2 ejemplos en Cáceres, Extremadura, que tuve ocasión de visitar recientemente.

Son grandes obras de ingeniería hidráulica perfectamente integradas en la cimentación que demuestran un enfoque integrado de proyectos, además de una visión natural de sostenibilidad y diseño urbano, ya que en muchas ocasiones este tipo de instalaciones servían a las necesidades de abastecimiento de agua de una gran parte de la población, más allá de los usuarios del edificio.

El aljibe andalusí de la Casa de las Veletas, fechado entre los siglos XI y XII, es uno de los pocos vestigios de arquitectura islámica en Cáceres. Fue construido en el subsuelo del desaparecido Alcázar para garantizar el suministro de agua ante los asedios militares. En el siglo XV, los Reyes Católicos permitieron construir a Diego Gómez de Torres construir sobre las ruinas del antiguo Alcázar a condición de que los vecinos pudieran usar el agua del aljibe. Esta servidumbre de uso permitió a los cacereños usar estas aguas durante siglos, hasta las primeras décadas del siglo XX.

Su planta es de unos 15 por 10 metros, con una altura de 5,30 metros. Dispone de 5 naves cubiertas con bóveda de cañón que descansan sobre 16 arcos de herradura, sustentados sobre 12 columnas romanas y visigodas reaprovechadas.

Por todo esto es un buen ejemplo de gestión sostenible del agua, de dotación comunitaria, de reuso adaptativo de elementos estructurales -las columnas- y de reuso adaptativo también de una obra de ingeniería hidráulica -el aljibe en la cimentación del Alcázar-.

Aljibe Pluvial en Convento Jesuita Caceres
Aljibe Pluvial en Convento Jesuita Caceres

Otro ejemplo interesante es el aljibe pluvial del Convento Jesuita de Cáceres, de estilo Barroco, fechado en el siglo XVIII, que es el más grande de su estilo en España. En total tiene un volumen de almacenamiento de agua de 1800 m3, en una superficie de 200 m2 y profundidad de hasta 9 metros. En este caso la superficie de captación de lluvia es el tejado del convento, de unos 1200 m2. La extracción de agua era originalmente por baldeo aunque hoy en día es mediante bomba manual.

Ventajas Novedosas de la Captación Pluvial

Ya son bien conocidos los grandes beneficios de recolectar el agua de lluvia, como el ahorro de agua de la red de suministro o la reducción en el volumen de agua de escorrentía y del consiguiente riesgo de inundaciones (lo cual cobra importancia en latitudes con un régimen de lluvias tropicales, con intensidades muy altas, como es México). El artículo recién publicado (oct. 2018) “Análisis ambiental del aprovechamiento de aguas pluviales”  en la Publicación Internacional de Evaluación del Ciclo de Vida (The International Journal of Life Cycle Assessment) y de autoría española, con fondos de la Comisión Nacional de Ciencia y Tecnología de México (CONACYT) y del Ministerio de Ciencia e Innovación Español, aborda, mediante un Análisis de Ciclo de Vida y Análisis de Costes a lo largo del ciclo de vida, las ventajas competitivas de usar agua pluvial captada para usos domésticos, como el lavado de ropa. Las conclusiones son interesantes. Hay grandes beneficios asociados, particularmente una reducción de costes y de impactos ambientales gracias a la excelente calidad del agua de lluvia comparada con otras aguas extraídas de acuíferos o de embalses. El agua de lluvia se caracteriza por ser aguas blandas, libres de altos contenidos de minerales como la cal, lo cual hace posible un menor uso de detergente y suavizante en el lavado de ropa. De esta forma se reduce el impacto ambiental de los químicos incorporados en los detergentes. Otros factores a tener en cuenta para optimizar el sistema de captación pluvial son: la ubicación de la cisterna de almacenamiento del agua captada, que ha de estar lo más alta posible con el fin de eliminar o reducir los costos energéticos de estar bombeando agua; y la centralización del sistema para varias unidades de vivienda. Centralizar para ahorrar y para hacer viable la autosuficiencia y sostenibilidad en el uso de los recursos.

https://link.springer.com/article/10.1007%2Fs11367-018-1535-8